Sinceridad y vejez

Ante la dificultad de pensar en un buen tema sobre el qué tratar en este artículo debido a que mi mayor preocupación, como la del resto de mis compañeros, era acabarlo cuanto antes para poder estudiar tranquilamente los exámenes de enero, era esforzarme en él duramente porque la ocasión lo merece, recapacité e hice lo que cualquier buen estudiante haría en estos casos: buscar en google qué es lo que más preocupa a la gente en general. No conforme con esto, entré al primer link que me ofrecía sin ningún tipo de criterio y encontré que la vejez era una de ellas y aquí sí, empecé a buscar más interesadamente.

En PubMed (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/) mediante diversas derivaciones de la palabra “old” se pueden encontrar miles de artículos relacionados con fármacos que tratan enfermedades recurrentes en personas mayores, y semejantes (como ejemplo al final del artículo dejaré uno en concreto) pero la gran pregunta que podríamos hacernos es: ¿qué posibilidades reales hay de frenar o incluso revertir el envejecimiento?


Aunque primero podríamos preguntarnos qué es realmente envejecer a nivel molecular. Bien, es conocida una teoría relacionada con la especies reactivas del oxígeno (ROS, como por ejemplo el anión superóxido (02) o hidroxilo (OH)), producidas por diversos procesos metabólicos como la respiración celular, que son realmente tóxicos, pero éste es todavía un tema que está siendo revisado. Carlos López Otín, catedrático en el área de bioquímica y biología molecular de la universidad de Oviedo, afirmó recientemente que “el proceso de desentrañar el envejecimiento celular no es tan complejo cuando asumes que en realidad surge por una serie de daños primarios que son cuatro […]”, siendo estos cuatro procesos la inestabilidad genómica, el acortamiento de los telómeros, las alteraciones epigenéticas y la pérdida de la proteostasis, es decir, fallos y daños a nivel de ADN y recambio de proteínas. La senescencia es un medio que tienen nuestras células de protegerse de algunos de estos daños, un proceso de “apagado” de células que ya no son necesarias, pararían de dividirse y se evitaría que estos problemas se propagaran (aunque la misma acumulación de las células debido a ella causaría otros).

vejez-juvenil.jpg

Pero aquí hemos venido a buscar soluciones, una vida casi digna de principio a fin (si vives en un país que cubre las necesidades primarias). Lo evidente sería admitir que mantener un peso ideal, no fumar, comer sano, hacer ejercicio y ese largo etcétera que todos nos hemos prometido a principio de año estuviera en nuestros hábitos. Tristemente no voy a desmentirlo, es cierto. Pero también es cierto que unos genomas están más favorecidos que otros para sobrevivir durante más tiempo. Es así el caso de las mujeres (en todas las sociedades las mujeres viven más que los hombres) y de ciertas personas que alcanzan el lejano siglo de edad. Parte de las investigaciones se centran en ellos (así los estudios realizados por Thomas Perls, científico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, en Estados Unidos).

También se ha observado que cuando se conecta el sistema circulatorio de dos animales, por ejemplo el de un ratón viejo y el de uno joven, el de éste último puede rejuvenecer al primero por factores solubles de comunicación intercelular, ya hay algunos identificados, y la mayoría resultan ser citoquinas, mediadores solubles de respuestas inflamatorias. Aunque no es probable que se conecten sistemas circulatorios de humanos ancianos con los de jóvenes, al menos por el momento.

Las inevitables malas noticias llegan ahora. Casi lo avecinaba en el párrafo anterior. El biólogo Rafael de Cabo, uno de los mayores expertos en el estudio de las rutas metabólicas afirmó: “se ha visto que la restricción calórica influye positivamente porque hace una reprogramación metabólica que te hace resistente a muchos tipos de estrés, de agresiones medioambientales, dietéticas, físicas…”. Más de uno nos hemos quitado sin duda algunos meses de vida estas navidades.

A partir de estos conocimientos se ha intentado dar el siguiente paso, buscar un fármaco que ayude a nuestra voluntad a restringir la toma de alimentos ante los efectos positivos que se han observado debido a ello. Se ha hablado de la metformina, la acarbosa, la rapamicina… aunque se admite que apenas se conoce cómo actúan las rutas más importantes que gobiernan la restricción calórica, por lo que no se podría conseguir ningún fármaco óptimo para este cometido. De Cabo considera encontrarse todavía aún muy lejos de la cima, admitiendo que el principal problema es que no se sabe cómo actuar eficientemente, aunque satisfecho con los descubrimientos recientes sobre la materia. Parece, pues, que existe positivismo pero al mismo tiempo mucha incertidumbre. Quizás en unas décadas los 100 serán los nuevos 60 sin necesidad de recurrir a sacrificios físicos, pero no es posible agarrarse a la certeza.

Para terminar este artículo me gustaría dejar esta página web https://www.livingto100.com/ en la que tras una serie de preguntas nos puede dar una estimación de la edad a la que podemos llegar según nuestros hábitos, y consejos sobre cómo mejorar según los resultados (dando por hecho que no te va a matar cualquier otra cosa). Personalmente no la he hecho porque veo innecesario, por ahora, crear un estado de hipocondría elevado. A lo mejor en algunos años.

 

Me voy a estudiar.

 

Referencias e información extra:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24050161

http://www.elmundo.es/salud/2015/04/07/55216163268e3e5c388b457a.html

http://www.lanacion.com.ar/1594549-retrasar-la-vejez-verdades-y-mitos-sobre-como-vivir-mas

Pablo Ramírez Escribano.

 

Anuncios

Un comentario en “Sinceridad y vejez

  1. Pingback: La cantera de la divulgación científica (V) | SCIENTIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s